candomblé

éramos cinco

llegamos demasiado temprano

nos dijeron mal la información

o así es como suceden las cosas

una reja una mujer negra vestida de blanco nos recibe

Podemos pasar

claro

y pasamos

lo primero que vi a la derecha fue una cabeza de gallo negro rodeado de plumas en un altar

collares

no me detuve mucho

y seguí al grupo

estaban cortando la carne para la ofrenda

olor de vísceras

un niño de unos dos tres años tenía un plato de mollejas con arroz blanco

todos nos miraban

negros vestidos de blanco turbantes trajes africanos

sudaban a mares

el aire estaba sofocante

pero había algo más que el calor mismo

respondían al saludo

pero no éramos bienvenidos

el guía entendió lo que yo entendí a los dos segundos de abrir la puerta

y pidió permiso y nos fuimos

alguien dijo Vuelvan al rato cuando la fiesta ya esté

era la fiesta para la deidad de los muertos

si uno no es católico puede entrar a las iglesias y admirar la arquitectura

la belleza de sus vírgenes, la filigrana de oro de los altares

los techos pintados

 

en esa casa hostil de la isla pude saber lo que la fe defiende

ese lazo invisible entre el mundo que uno toca

y todo lo otro

lo natural lo sucio lo que aun no se forma lo que aun no nace

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s