guerra del golfo

cada una de las teorías de la conspiración es cierta

los países bombardeados

las armas químicas

los planes para conquistar la energía, el combustible, el agua,

los presidentes que fingen tan bien su estupidez

las cortinas de humo

vemos pero no vemos

 

en la Guerra del Golfo recuerdo estar sentada mirando la tele

yo de quince

mi hermano de once

mi padre cerca

mi madre cerca

unidos más que nunca en la fascinación del bombardeo

lugares lejanos en una guerra como toda guerra

incomprensible

atónitos nos amamos en familia como nunca más

Notas sobre Hart Crane

Esta noche soy Hart Crane y entiendo el mundo

como algo qué hay que ver de afuera

no entregarse

porque si vas y te ofreces a los marineros

te darán golpes que serán

definitivos

una lección para el amor

 

odio a los que cantan felices

abajo de mi edifico en ese cantabar

los japoneses la han pasado mal

pero inventaron el karaoke

y yo no me enamoro jamás

porque me cuido

cupido es un imbècil con flechas

dulces de veneno

 

pero esta noche soy Hart Crane que pudo haber sido publicista

empacador de mercancías

mirador de niñas o niños

pero no

un suicida más

como tú cómo yo

no sabes qué hacer si alguien te mira en el metro

y te sostiene en lo invisible alguien extraño debo decir

que no sabe quién te crió

para qué fuiste hecho

pero llora si tú lloras

mirando por la oblicua ventanilla del vagón

esa pared en eterna reparación

 

no hay poesía mi niña hermosa

hoy no

vete a dormir

sueña con otro país

hay poetas que no se avientan de los barcos cuando estos se mueven aun

y circulan seguros en medio de la noche

 

en la tierra


en miles de años a partir de este momento

se dirá de los habitantes de la tierra

que les gustaba reunirse y tomar bebidas frías y calientes

masticar en compañía

pagar a alguien más por cocinar sus alimentos

 

sobre el descanso se tiene la noción de que salían de su casa habitual

para estar encerrados en una habitación extraña

en otra ciudad

a la que probablemente no visitarían de nuevo

se mesaban los cabellos cuando tenían que decidir entre a y b

la línea más rápida es la línea recta pero no

ellos hacían laberintos en un camino estrecho

apilaban cientos de obstáculos

por la diversión de perderse decidir saltar los cuerpos abajo de ellos

fue una buena especie pese a todo

buenos dientes ojos saltones

curiosidad mínima para no morir de tedio

un dios en cada uno de ellos

un dios doméstico, conectado, varias velocidades,

cinco idiomas

el dios los ponía contra la pared y les hacía quitar los zapatos en los aeropuertos

pero ellos comprendían que era por el bien del Estado

seguridad ante todo

porque cualquiera podría tener una bomba en el sitio menos pensado del cuerpo

el corazón por ejemplo si le desconectas el cable azul podría explotar y no tendrías tiempo para salir de la habitación

bomba nuclear

armas químicas

Siria es un expediente lamentable

Sarajevo

Bagdad

gente obesa y gente que muere por falta de alimento

aún así las personas se citaban en bares, se sentaban en unos bancos altos

frente a botellas de colores

hablaban mucho

para llegar cansados a casa

en miles de años a partir de ahora

no se sabrá qué fue de ellos

la tierra es una escenografía de película del oeste

el sol y el viento, dueños totales,

se turnan su vigilancia

cabecean de cansancio

pensando en el pasado que es otra manera de perder el tiempo

donde había pobladores

hay restos de máquinas a la intemperie

los habitantes de la tierra flotaban sobre el suelo en vientres de autos

y aviones

mirando hacia abajo

mirando hacia el frente

 

mirando sin saber qué miran

los ojos  responden a estímulos artificiales

y la vida, ese aliento espiritual

es una máquina descocmpuesta

a mitad del desierto ardiente

 

 

 

 

 

 

 

salmo 23

una prima mía vende pollos en Los Ángeles,

se casó con un militar  a los quince,

a los 40 tenía cinco hijos y un nieto

ella cree que la vida fue buena con ella

y debe ser verdad

el cielo en esa ciudad es como aquí: grisáceo, pesado,

como el humo dentro de una habitación pequeña

los martes vende dos pollos por 25 dls

una gran vida

dice y sonríe

una enorme vida atareada como el freeway en hora pico

rush rush hour

pero no habla bien inglés

tampoco escribe bien en español

se quedó a medias entre dos idiomas

pero qué más da si la vida es buena

buena buena

doce horas parada en el mostrador

pero sonríe siempre

hablé con ella en el funeral de mi abuela e insistía mucho

Vente para acá, hay trabajo, estarás bien,

no te va a faltar nada

y pensé que eso era el salmo 23

donde alguien se tira de espaldas y lo cachaba Dios

en todo su esplendor y los brazos abiertos para siempre