justicia poética

siempre habrá gente más idiota que tú

teniendo éxito

logrando mucho con muy poco

ya deberías saberlo

los ves

maniquíes detrás del cristal

enjoyados

sonrientes

tetas falsas

cabelleras hermosas

más idiotas que tú, repito,

que se iban temprano de clase

que no hacían tarea

que hicieron lo mínimo para cursar la escuela

ésos

hijos de

sobrinos de

o simplemente bonitos que en medio de un coctel

voltearon la cabeza y dijeron: Ah, me gustaría escribir

y el hombre canoso de a lado justamente el editor de esa editorial que te mandó

seis cartas de rechazo, la última en tono amenazante

dijo: Oh, mándame tu manuscrito cuando lo tengas

porque así es aquí, este medio,

se premia al imbécil, no deberías tomarlo a mal

no es personal

eso suelo decir en clase cuando un compañero arremete contra alguno que sospecha débil

no es contra ti

el arte no es justo

nada lo es

ni tu madre eligiendo a tu padre de los dos tres hombres que pudo elegir

nada lo es

tu empleo

tu disposición genética

tu sonrisa a medias cuando no comprendes

el cerdo que te comiste en la mañana no tuvo justicia alguna

su cuerpo en el matadero hace días estaba frío

pero en la mañana crujía en tu plato

nada lo es

no es personal

tu jefe le dará el aumento a su amante idiota

que ni guapa es

pero espanta las moscas de su oficina

no tiene que ver con tu trabajo, tu talento si hubiera,

tu disposición a la alegría simple

no es personal repito

repito

repito

que el piano cae sobre alguien en La pantera rosa

es un azar

sólo eso

una perla imperfecta del collar de perlas

que le dieron a tu madre cuando abrió su cuenta en el banco

el idiota tiene suerte

más que tú

eso seguro

ese tarado bueno para nada ahora tiene su propio programa en la tele cultural del Estado

su columna está muy bien pagada

o es un alto funcionario

o viaja mucho

tiene todo lo que querías para ti vamos

es una mejor versión de ti ese imbécil

con cero talento y sin embargo

fue más allá de ti mismo

sin talento alguno logró lo que tu talento no pudo

in cre í ble

sé menos tú y lograrás algo

no sé un puesto de asesor por lo menos

sé el piano que cae

sobre sí mismo

 

 

 

 

Advertisements

martes de tarde

mi idea de libertad

no sé la tuya

es salir en pijama con un suéter raído

a la calle

pararme a la mitad de la acera

y en la vinatería no saber si comprar ron o ginebra

han sido días obscuros los del vino tinto

 

mi idea de libertad es poder llamar a cinco personas a las dos am

pero no llamar a nadie

mirar antes de dormir para siempre unas horas

una luna encima casi llegando al marco de la ventana

y decirle adiós

duerme bien

sola solita tú tan blanca

 

es ponerme en el café entre semana

a mirar a mujeres apuradas con tubos en la cabeza y mascadas

salidas de una película ocre de los años 40

sólo que los senos no están en pico ni sus cinturas avispadas

son mujeres caídas por el peso de una ciudad temblorosa

caídas con ropa vieja, mascadas feas pasadas de moda,

sudando, pensando en tantas cosas a la vez, lo ordinario

de la vida diaria

que uno puede leer esas novelas pequeñitas suspendidas

como los tubos en sus cabezas

 

por eso vemos tanta televisión, concluyo:

ahí la gente es tan hermosa tan fuera de lugar

que uno olvida el polvo

lo triste

lo amargo

y podemos ser hermosos como nunca habríamos sido de manera natural

la ficción es esta:

soy libre y es hermosa la vida

y las ambulancias suenan afuera

como una ficción desde otro lado

 

 

crónica de la vida en las ciudades

no todo lo que hacemos es bueno

las palabras salen de ti humo que anuncia fuego

boca accidente eléctrico

 

aprende a amarrarte bien las agujetas

de eso dependerá muchas veces la velocidad en que cruzas la calle

aprende a dormir de un solo lado de la cama

 

enfríate cuando el deseo no te deje dormir

piensa en tu abuela regando rosas

o yendo a misa

en un camino de polvo

 

tu tío Miguel mataba cerdos

lloraban los pobres antes de morir

lloraban a cántaros como si amaran tanto la vida

el juego

la comida aplastada en la tierra

 

no todo tiene que ser divertido

no hagas bromas de las cosas o de las personas

no siempre

cocina tus alimentos

vive una vida simple

es el mayor lujo

concéntrate de tal modo que puedas escuchar conversaciones en el metro de Tokio

y cuando puedas ve al mar, sólo para recordarlo

el mar se olvida pronto

 

si ves un incendio en tu camino sigue de largo

no seas testigo de la destrucción

no cedas a la gula

si subes de peso no entrarás en el metro

o te sacarán los bomberos en una camilla especial

ordena tus tiempos

no salgas con gente que conoces en inernet

suelen ser aburridos o bueno, quizá tengas mayor suerte

 

no te obsesiones con el amor

es mejor así, créeme.

¿sabes qué es un rito de iniciación?

la hora pico

el metro en la hora pico es comunión con los seres humanos, la mayor constancia de la existencia sudorosa de los seres

 

no te obsesiones con la felicidad

piensa mejor en las tareas del día, poco a poco

resuelve

descansa

pon la mente en blanco

no comas sano siempre

no comas chatarra siempre

 

observa la ciudad desde las alturas

ayuda a tomar perspectiva y espacio

camina como si acabaras de llegar

observa observa observa

el dulce oscuro camino del andén

si mueres en la hora pico bajo la tierra camino a casa

será entrar al vientre de tu madre muchos minutos después

de haber nacido

pero la oscuridad quizá sea la misma

 

 

 

equilibrista

podría morirme de anemia

o de aburrimiento

demasiadas horas de tv en la vida

demasiadas inútiles charlas sobre Darwin

 

la pizza en horno de leña

es mejor

hoy, en la entrada de la plaza comercial

había varios idiotas, en los que me cuento,

mirando fascinados al chico colgado que limpiaba los vidrios

todo el edificio está recubierto de vidrio

como un pastel de betún

 

bien, él disfrutaba hacerlo, se notaba

bailaba casi sentado en el andamio izquierda derecha

acto del jabón

enjuage

 

nadie entraba a hacer compras, ir por un helado,

trámites del banco

lo mirábamos extasiados

contentos de hallar en la sencillez de un trabajo repetitivo

lo que no habíamos logrado en nuestras vidas

 

quizá eso es la fe

parir un hijo

cuidar a una madre anciana

cuidar

mirar a un chico que no fue a la escuela colgarse de una cuerda

a limpiar ventanas en edificios de 20 metros de altura

 

 

 

credo

creo en las ollas de nueva tecnología

mármol, aluminio, acero

creo en un solo dios

creador de todo

incluidas las ollas con garantía de por vida

 

creo en tus manos

en los dientes cariados

en la barba de tres días

creo en tu acento cuando pronuncias ciertas palabras

creo en tu pereza

 

creo que podríamos vivir cincuenta años juntos

pero no lo sabemos aún

y nos da miedo la idea

 

creo que una rosa abierta es el sexo de una mujer

y los ingleses aman las rosas

le ponen agua en la base de la maceta y alargan su vida

crecer en un país sin sol es ya un logro

 

creo en los estofados lentos con papas

tomates y romero

creo en la vida doméstica:

de ella sale el mundo verdadero

el que no es de las ideas

Amo el mundo que no es de las ideas

ni viene de una cueva con sombras

 

creo en el sol de verano

calentando cabezas y hombros antes de calentar el resto de los cuerpos

creo en los cuerpos que se calientan con sol

y con su propia energía

 

creo en tener aspiraciones

suaves al inicio e intensas después o viceversa

creo en arrepentirse

en darnos cuenta a mitad de una fiesta donde todos ríen, bailan,

acercan su cuerpo a otros cuerpos,

de que estamos muy muy aburridos de todo

el aburrimiento es un cansancio especial

 

creo que no podemos esperar grandes cosas

de un país en cuyos lavabos públicos hay

instrucciones para lavarse las manos

 

creo que lo hemos dicho todo

y el silencio es alta tecnología: no se pega nada

y los alimentos conservan su pureza

¿te imaginas?

el brócoli puro, verde intenso,

el ajo, los espárragos,

los trozos de carne

el silencio es algo a prueba de todo

y se puede meter a la máquina de lavar platos

qué belleza