cebollas

lo que admiro más de las cebollas es su capacidad

para renovarse

un día se quedan sin la capa del daño,

la que envejece, la que aguanta todo;

cada día una cáscara

más

cada día una cáscara menos.

la cebolla se queda desnuda, como fue creada en un principio,

ideal, transparente y blanca:

virginal,

una ventana a otro mundo.

La he tenido en mis manos y puedo saber qué piensa.

En su corazón puro y tierno

radica un botón protegido

a capa y espada;

un núcleo de inocencia

que, un buen día, sin venir a cuento,

-sin causar mella en el deterioro general del universo-

se irá como todo al bote de basura de la cocina.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s