Barrio

Nunca me topo a los vecinos que se van

O a los que llegan

No puedo asomarme discreta al camión

Analizar las pertenencias

O el modo de empacar

Me gustan las mudanzas a tal modo

Que deberían ser fiestas

Lugar de origen y de llegada

A dónde se van esos que parten

De dónde vienen los nuevos tan frescos y listos para un despegue

 

El barrio sigue igual con pérdidas y ganancias de habitantes

He notado algunas coqueterías con los tenderos. Las amas de casa practican en los saldos de comestibles

la seducción al esposo, la mirada oscura,

El deseo renovado.

Gatos en la calle

Niños

Perros

Gente

No hay parques cerca pero sí escuelas

Mercados

Fruterías

Tienditas cada 120 mts aprox

El de mi esquina se llama noé. Antes de llegar al mostrador hay que atravesar estantes rebasados de mercancías.

La esposa de noé estaba en tacones el otro día, reía con mujeres. Venían de una fiesta.

Me alegré por ella. Demasiado tiempo cobrando y haciendo pedidos. Es justo que se ría y se arregle el pelo.

 

Es justo para noé que cuida el barrio. Denuncia cualquier irregularidad.

Fui a hablar con él por las luminarias fundidas. No hacían nada en la delegación. Un mes me dijeron. Espere un mes.

Y noé resuelve, gestiona… la vida sigue. Su mujer en tacones. La vecina del 502 se fue hecha llanto. Sólo la vi al final. No vi sus cosas puestas en orden en el camión. No vi nada.

La vi llorar y dudé. Al final me acerqué. Pregunté. Respondió.

Todo siempre está bien. Carajo.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s