hormigas

no sé qué pensar de las hormigas

retiré de la superficie la fruta y el pan;

y siguen ahí, ejército que pone en jaque al fregadero, la cornisa,

la mesa de uso común.

No hay nada aquí, dije

Seguían, sin inmutarse.

Hormigas de mi vida, se acabó la miel

y todo alimento

Hormigas, no soy Dios pero aquí ya no hay nada

y siguen ahí.

Puse las noticias en la radio.

Cuando regresé del banco, ahí estaban,

esperándome, tomando el sol que entra por la ventana desnuda.

No se agotan, en su maratón diario,

sin premio, ni migas.

Siguen ahí.

ellas y yo. Contra mí. O no.

Aliadas invisibles de la vida diaria.

Entusiastas, si me pusiera a ver sus motivaciones.

Me canso. A cada minuto del día, me canso,

ellas ahí, como recién llegadas.

Brincan, saltan, esperan algo.

Yo no.

Entonces, tomé la decisión justa. Cerré el departamento con doble llave y me fui.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s